top of page

Declaración del Encuentro Feminista Centroamericano




Más de 500 feministas centroamericanas reunidas en Guatemala, Mixco, del 22 al 24 de noviembre, compartimos profundas reflexione sobre los sueños, deseos, avances, nudos, peligros y desafíos que enfrentamos como movimiento emancipatorio.

La libertad de nuestros cuerpos y el derecho a decidir, el invaluable y nunca reconocido aporte de las mujeres a los cuidados, la emergencia y permanencia de los movimientos feministas como fuerza transformadora en la región, son los ejes que articularon este encuentro como continuidad histórica del primer encuentro feminista centroamericano realizado en marzo de 1992.

Los autoritarismos y la concentración de poder, el debilitamiento del estado de derecho, la militarización, el secuestro de instituciones públicas a manos del narcotráfico, la corrupción, el debilitamiento del espacio público, la censura, la criminalización de la protesta social y la violencia desatada en contra de defensoras de derechos de las mujeres, configuran un escenario que nos regresan a los tiempos de cruentas dictaduras, como ocurre en Nicaragua con Daniel Ortega y Rosario Murillo que se sostienen en el poder gracias a su alianza con los grandes capitales y el respaldo de las fuerzas militares.

La alianza entre gobiernos autoritarios y grupos que se oponen a los derechos de las mujeres y cuerpos disidentes, significa un riesgo para la convivencia democrática y la erradicación de todas las formas de violencia que afectan a nuestras sociedades y particularmente a las mujeres y las niñas. Los derechos sexuales y reproductivos se ven amenazados por esa alianza perversa entre el Estado y los grupos religiosos fundamentalistas.

La lógica neoliberal incrustada en el Estado, refuerza los intereses de los grandes capitales que precariza la vida y profundizan la pobreza de las mujeres y la niñez del campo y de la ciudad. Esta política de despojo y empobrecimiento provoca la migración masiva de comunidades enteras que buscan desesperadamente oportunidades para sobrevivir, enfrentando toda clase de peligros en su tránsito hacia los países de destino.

La perpetuación de gobiernos misóginos tiene en su base la violencia política que se ejerce contra las mujeres en el espacio público. La instrumentalización y el acoso que sufren las mujeres en los partidos políticos y en cargos públicos, constituye un obstáculo principal para acabar con el ilegítimo monopolio de los hombres sobre los espacios de poder.


Frente a los graves retrocesos que enfrenta la región centroamericana, las y les feministas proponemos:

  1. Luchar juntas para impedir que se instalen y perpetúen gobiernos autoritarios y dictaduras en Centroamérica.

  2. Luchar contra todas las formas de violencia que se ejercen contra las mujeres y los cuerpos disidentes en toda su diversidad, incluyendo la que viene del propio estado y de las empresas transnacionales.

  3. Defender la laicidad del estado como condición indispensable para el reconocimiento y ejercicio de los derechos de las mujeres y en particular los relativos a la sexualidad y la reproducción.

  4. Defender el derecho de las mujeres, las niñas y los cuerpos disidentes a migrar en condiciones dignas y seguras. Es responsabilidad de los estados que expulsan y reciben migrantes asegurar los derechos humanos de la población migrante.

  5. Defender la tierra y los territorios que aseguran la sostenibilidad de la vida de las comunidades. No más proyectos que amenazan los bienes comunes y la calidad de vida de todas, todos y todes.

Las feministas centroamericanas reunidas en este encuentro, reafirmamos nuestro compromiso de continuar profundizando en la reflexión colectiva en torno a las múltiples realidades y formas que adquiere la discriminación que viven las mujeres en razón del género, la orientación sexual, la clase, la etnia, la raza, la edad, las condiciones de discapacidad y otras realidades que nos constituyen.

El pensamiento crítico y la revisión autocrítica de nuestros feminismos, forma parte de la apuesta transformadora desde donde continuaremos resistiendo a todos los poderes que se oponen a la libertad, la dignidad y la felicidad de las mujeres.

Nuestros feminismos son la voz de quienes luchamos por una Centroamérica unida y resistiendo.



3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page